Teléfonos
Experiencia
Coobelmira
Frase de calidad

Actualidad

¿Qué es una hipoteca?

¿Qué es una hipoteca?

Todo lo que debes saber sobre las hipotecas, qué son, funcionamiento y mucho más.

 

El sector inmobiliario es uno de los más importantes de la economía mundial. Pero, además es de los que más marcan trascendencia en la vida personal, pues a través de él podemos conseguir nuestra primera casa. Por eso, es importante saber todo lo relacionado a las hipotecas.

 

Estas son el contrato de debemos firmar si necesitamos un préstamo bancario para comprar una vivienda. La particularidad del documento es que con una rúbrica quedará como garantía del financiamiento el propio inmueble.

 

A eso se suma que la residencia quedará en manos del deudor mientras pueda pagar la deuda, de lo contrario el acreedor podrá disponer de la estructura para venderla o haces otro tipo de transacción. 


Hipoteca o préstamo hipotecario


En el lenguaje común solemos confundir términos cuando estamos en proceso de adquirir una vivienda y en este contexto es normal que hablemos de hipoteca o préstamo hipotecario de forma indiferente. Pero, formalmente ambos son conceptos distintos. 

 

La hipoteca


Es una garantía de pago. Es un deber que asume el comprador para asegurarle a la entidad bancaria que hace el financiamiento que cancelará a su debido tiempo cada cuota del préstamo que recibió para comprar la vivienda.

 

En este sentido, también es un derecho real que se le otorga al banco de solicitar la venta del inmueble en el caso de no recibir el pago correspondiente.

 

La ventaja es que mientras transcurre este proceso y se cumpla con todas las obligaciones, el deudor tiene por propiedad absoluta de la infraestructura para alquilar o vender.

 

Préstamo hipotecario

 

Se refiere al traspaso de dinero que hace la entidad financiera al comprador para que se pueda llevar a cabo el proceso de compra de la vivienda. Al ser un préstamo ese dinero debe ser devuelto mediante una determinada cantidad de cuotas en un plazo específico.

 

Además, durante la deuda también se deberá pagar los intereses que genere el préstamo.

 

Aclaradas las diferencias, es propicio que entiendas que la relación entre ambos términos es que la garantía del préstamo hipotecario es la propia hipoteca asumida sobre la vivienda.

 

Tipos de hipotecas


Son muchos los criterios que se usan para enumerar los tipos de hipoteca. Estas varían según la tipología del inmueble, el tipo de interés o de cuota o hasta del público al que van dirigidas.

 

Sin embargo, aquí hablaremos de las más comunes y esas son las que surgen del tipo de interés.

 

Hipotecas a tipo fijo


Es un contrato que establece cuotas que no varían en el tiempo, es decir que mantienen su valor durante todo el periodo que dure la hipoteca.

 

Entre las ventajas está que no se ve afectada por los cambios del euríbor, pero los intereses son altos y el periodo para amortizar es corto. Además no conviene pagar la hipoteca de forma anticipada porque también son altas las comisiones por amortización total o parcial.

 

Hipotecas a tipo variable


Son las más comunes en España. Aunque las cuotas son constantes su valor cambia en función del índice de referencia que se tome en cuenta para la hipoteca, que normalmente es el euríbor. Por lo tanto, rezarás para que el valor del índice baje y así los intereses disminuyan.

 

Como ventaja tienes que el tiempo de amortización son largos capaces de llegar hasta a unos 40 años y las comisiones también son bajas.

 

Hipotecas de tipo mixto


Como lo indica su nombre estas hipotecas combinan las características de las anteriores. Es decir, tienen cuotas estables e intereses variables.

 

Elementos de un contrato de hipoteca


Al momento de firmar el contrato son tres los elementos que debes identificar y evaluar según tus posibilidades financieras.

 

1.El capital

Es el monto total del préstamo hipotecario, es decir el dinero que el banco presta para que el cliente pueda adquirir la vivienda.

 

Generalmente, la financiación se realiza con un límite fijado en el 80% del valor en el que se tasa el inmueble que suele ser inferior al precio de la venta.

 

2.Intereses

Es un porcentaje de pago que el deudor debe asumir por el capital prestado. Hay dos tipos de intereses:

 

Fijos, que nunca cambian durante el tiempo que se mantenga vigente la hipoteca
Variables que sí cambian según el valor que adquiera en el año el euríbor que es el principal índice de referencia de las hipotecas.


En los dos casos se adquiere la obligación de cancelar cuotas constantes, pero estas cambiarán su monto cada periodo de revisión si el interés es variable.

 

3.Plazo

Es el tiempo que impone la entidad bancaria para la devolución del préstamo más los intereses de la deuda. Como el dinero suele ser una gran cantidad, se establecen periodos largos para dar comodidad al usuario.

 

En este punto, debes tomar en cuenta que mientras mayor sea el plazo para amortizar la deuda, menores serán las cuotas, pero los intereses crecerán más.



Fuente: http://afindemes.republica.com/finanzas/hipotecas/que-es-una-hipoteca.html